Vacaciones, un descanso en medio de la primavera

1vacas 2vacas 3vacas

Esta mañana parecía junio. He bajado del tranvía y la mañana era prácticamente transparente. La luz amarillo clarito me ha traspasado, y he caminado por la ribera sintiendo que en nada llegaba el verano.

4vacas

Olía a vida y había, de hecho, mucha “vida” en el aire…os lo dice una alérgica.  He caminado deprisa pero disfrutando de cada paso. Paseamos poco, paseo poco. Pero algo ha cambiado desde que voy al Centro Ambiental del Ebro, para ocuparme de la Exposición Oro Azul, derecho y compromiso, en la que El Obrador de ideas produce talleres y dinamiza la muestra, para colegios y para asociaciones o particulares( os animo a pasaros, merece la pena). Como os decía esta exposición me ha llenado de agua la mente y hasta la vista. Porque paseo la ribera más de lo que lo había hecho nunca.

5vacas 6vacas 7vacas

Zaragoza es una ciudad que lo más cómoda, como solemos decir, pero pocas veces apoderamos su belleza. El carácter crítico aragonés nos deja poco margen a la alharaca. Y  quizá deberíamos contarnos más a menudo que, a pesar de que La Guerra de La Independencia arrasó las joyas de arquitectura y con el halo de cuidad imponente, Zaragoza, como siempre “Heroicamente,” ha conseguido resurgir de sus cenizas y transformarse en una ciudad con el encanto cosmopolita de tantas ciudades europeas. Con joyas contemporáneas que subrayan su río: puentes y pasarelas que serían la insignia de tantas urbes y que aquí parece que no nos impresionan. Rincones con sabor  y estampas contemporáneas. Terrazas que han comenzado a adornar nuestras aceras y pequeños regalos para el espíritu, como el pasaje Ciclón recién recuperado, donde la tertulia de sol y sombra nos regala ratitos llenos de encanto.

8vacas 9vacas 10vacas 11vacas

Esta semana comienzan las vacaciones que nos relajan del largo invierno y nos acercan ya al ansiado  verano. Un oasis en ese paso largo de vida cotidiana. Estos días vienen a llenarnos de ilusión a la espera de las vacaciones de verdad.  Muchos saldrán de Zaragoza, otros tantos se quedarán a pasear por sus calles a ritmo de tambor, bombo y corneta. A vivir las noches de procesiones con olor a incienso y cera de la Semana Santa. En resumen, todos haremos un corte antes de acometer el último trecho del curso escolar, que es lo que marca el año real para todos.

Nosotros, como os contaba, pasearemos ribera abajo, ribera arriba para llevar a nuestros chicos y chicas de los Campus al Centro Ambiental del Ebro en el que desarrollaremos nuestros talleres. Y les mostraremos la ciudad desde el agua, desde el Ebro.

Estéis donde estéis, abrid los ojos y llenaos de sensaciones, hay mucho más de lo que las prisas nos permiten ver. Estos cuatro días para los adultos nos regalan, si acaso, un ralentí en la mirada. Un reseteo, un parpadeo más lento.

12vacas 13vacas 14vacas 15vacas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>