San Jorge y su dragón

agua vida

Hoy, domingo 27 de abril, 11.30. Van a comenzar los talleres familiares de Domingo de Oro Azul.Mientras la normalidad llega a nuestros hogares después del merecido descanso, nosotros continuamos abriendo el taller, que continuarán cada domingo hasta el 18 de mayo.

Hoy Agua virtual. ¿Y qué es eso que suena tan ampuloso? Una de las cosas que nuestros chavales del Campus de Semana Santa han trabajado en los talleres.

Los campus se han desarrollado este año en dos escenarios: Nuestro centro de San Vicente de Paúl y El Centro Ambiental del Ebro desde el que os escribo.
En el marco de la la Exposición Oro Azul derecho y compromiso, se han desarrollado ideas como la cooperación internacional, Las Naciones Unidas, el saneamiento básico, la contaminación, depuración y potabilización del agua y muchos más conceptos que parece que solo adultos con bigotes podrían entender. Pero no, quiero felicitar a esos grandes cerebros encerrados en esas pequeñas cabezas que han disfrutado, cocinando, fabricando depuradoras caseras o haciendo pompas de jabón mientras masticaban estas ideas.

coop lavadero pompa  IMG_20140427_123157

Y es que para hablar de cooperación al desarrollo y buenas prácticas medioambientales, solo hay que creer en esos conceptos. Y no cortarse en poner las luces justas en tu establecimiento o la refrigeración necesaria . Porque se contamina y se consume lo necesario, a riesgo de que no seas el más pomposo de la calle ni tu rótulo se vea desde el otro lado de la ribera. Poner en el menú productos de temporada y cercanía.O desarrollar tus talleres trabajando mayor con pequeño.

IMG-20140426-WA0022

Qué maravilla, cómo sube su seguridad, su autoestima, la responsabilidad y la atención que ese pequeño gesto desarrolla.

IMG-20140426-WA0002

Y eso es lo que hemos hecho estos días.

Agradecer a Alianza por la Solidaridad la ayuda prestada para que pudiésemos producir estos talleres que más de 170 niños han disfrutado.

IMG-20140426-WA0005

Gracias a Alianza por el agua y a todos los implicados en la Exposición didáctica Oro Azul . Derecho y compromiso Y en especial a Paco Pellicer, director del centro que, en representación del Ayuntamiento de Zaragoza, que nos ha hecho sentir en casa, como así es.

IMG-20140426-WA0006

Esta última semana después de San Jorge nuestros chicos y chicas del L.Molière de Zaragoza trabajaron el desarrollo de la lectura y la escritura. Partimos de su leyenda para transformarla en un cuento, una metáfora sobre el agua. La producción del cuento base corrió a cargo de El Obrador de Ideas, pero el sorprendente desarrollo solo ellos nos lo brindaron.

1luis 1cas 2luis 1rosa

 

Os invitamos a leer el cuento y reflexionar sobre él.

Desde siempre ha existido, una princesa entre las princesas. Una gran dama que baila
alrededor de su padre, el rey Sol. Junto a ella, una amiga blanca, camina de su mano.

6

Luna mira a su compañera azul, con el interés de alguien que desea aprender a
bailar.
Cuando nuestra Princesa nació, ya no estaba sola. La vida palpitaba en sus entrañas y
esa vida se creaba en su azul intenso. Protector, el rey sol, lucía para todos sus hijos
que a su alrededor se arremolinaban con respeto.

1
Ella vivía fecunda, luciendo su manto azul que se transformaba y se desplegaba ante
los ojos del resto de hermanos. Al calor de su padre era única, especial. Una princesa
azul. Sus hermanos y hermanas grandes y pequeñas, rojos, violetas, amarillos,
blancos… la miraban maravillados por el milagro que en ella existía. La vida. Dentro
de ella abundaba el agua y era ese elemento el que alimentaba el milagro. A su abrigo
nacieron y crecieron multitud de criaturas, microscópicas o gigantes, daba igual. Aquel
manto azul regulaba su existencia sin olvidar a nadie. En un equilibrio perfecto existía
todo, con la frágil consistencia de un castillo de naipes. Un día pasando el tiempo,
surgió una criatura maravillosa.

2

Tanto que parecía poder abarcar a la princesa. Alargar
sus brazos y abrazarla con la fuerza de su ingenio. La princesa azul se enamoró de
esa criatura, tanto o más que ella. Y, como en el amor sucede, ambos vivieron
momentos fantásticos.

3

Pero el amor genera confianza. Y cuando amas hace mucho
tiempo, a veces, crees poseer a tu amada o a tu amado. Piensas que, por conocido,
ya no te sorprende. Olvidas que tu compañero te daba la vida a cada instante junto a
él. Incluso olvidas que sin él o sin ella sería imposible vivir. Y así ocurrió en esta
historia.
Pasó el tiempo y la criatura se olvidó de su amada. Su vanidad le llenó de orgullo y
prepotencia. Nuestra princesa, exhausta por el desgaste al que su amado le sometía,
no podía controlar la furia del elemento, que le había hecho azul y brillante, que le
daba la vida. El agua, que hasta aquel momento había sido su aliado, se transformó
en un inmenso dragón con ojos envenenados de furia. Infeliz, herido, por el mal uso
que la criatura más bella que había creado le daba, el dragón de agua pestilente
enfureció.

4

De vida se tornó en muerte, de abundancia en sequía y de creación en
destrucción. De sus tres colas colgaban los plásticos y aceites que inconsciente y
despreocupada la criatura le había arrojado. De sus entrañas manaba veneno que
dejaban a regiones enteras muertas por sed. Pero nuestra criatura confiaba en su
amada. La princesa azul había sido inagotable, fiel sin condiciones. Estaba segura de
que le respondería con un sí rotundo, como siempre. Veía al dragón crecer y crecer,
pero confiaba en su amada, que parecía no enfadarse. Ella seguía limpiando como
podía los desastres de su querida criatura. Pero cada vez le era más difícil conseguir
aplacar la furia del dragón.
Y así, vinieron años de duras experiencias. La criatura no encontraba a la princesa. Ya
no se podía cobijar bajo el manto azul, porque había dejado de ser azul. Era pardo,
negro, desgastado, roto. El dragón amordazaba a la princesa, la enfermaba. Ella
languidecía ante el enfado profundo de su padre el rey. Los rayos luminosos del sol
atravesaron su velo y abrasó a la criatura. Sedienta, asustada, perdida, recordó los
primeros tiempos. El amor profundo que sentía por su princesa, cuando su belleza
estaba intacta. Pero el dragón era implacable. Y la criatura pensó.
_ Si yo, sin fuerza, fui capaz de abrazar con mi ingenio a mi princesa, buscaré la
forma de usar ese ingenio para salvar a mi amada. Mi princesa es sabia, es buena y
si yo reacciono, me perdonará. Y con su fuerza regeneradora, de nuevo la vida será
fácil y abundante.
Se levantó del suelo. Y se puso en marcha. Colocó redes para limpiar la basura con
que había taponado los manantiales. Construyó plantas que depurasen, sus
desmanes. Había contaminado las aguas del subsuelo y los ríos. El mar estaba lleno
de aceites, petróleo, plásticos y toda clase de objetos, que como juguetes rotos, había
abandonado si tener en cuenta el futuro. Por eso el agua había enfermado. Se había
elevado ante él, recordándole el frágil equilibrio en el que el milagro de la vida se
cimentaba. Por eso limpiar era lo primero.
Después volver a llevar el agua a cada rincón, para que en cada rincón de esa esfera
hubiese agua limpia para dar vida. Así, atravesó el dragón con tuberías que se
multiplicaron hasta cubrir cada porción de su princesa.
La princesa, que había perdido el brillo y la ilusión, despertó del letargo en el que
había caído. Abrió sus enormes ojos con la última lanzada que mató al dragón,
cuando todas las tuberías se conectaron. El agua, de nuevo azul, llenó cada uno de
sus rincones. Fuentes, grifos y canales manaron. De nuevo todo estaba en equilibrio.
La criatura, humilde y entregada a su amada, había luchado con su ingenio contra los
dragones que ella misma había creado, y ya no moriría de sed. El amor de su
princesa, renovado por el esfuerzo, le haría vivir eternamente si recordaba no caer de
nuevo en el olvido y mantener su corazón.

5

IMG-20140426-WA0016

encuad

DSC_3124

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>